INVIERNO

Este blog contiene temas de Orientación Familiar, (educación y familia) Antropología filosófica, Religión y poesía. Todo ello con sentido común y, con frecuencia, con sentido de humor.



22 de enero de 2018

CUIDAR LA LIBERTAD- IVÁN LÓPEZ

















Iván López Casanova.
Siempre me ha impresionado la lucha por la libertad de las personas que se han jugado la suya para conquistarla. Pero también, seguirles la pista una vez que han logrado la liberación política de sus países: ¿qué piensan, entonces, de esa libertad conquistada?
Alexander Solzhenitsyn dio a conocer al mundo el rostro infrahumano de los campos de trabajo soviéticos en su obra "Archipiélago Gulag" de 1973, en la que aparece su experiencia propia tras ocho años de internamiento por criticar a Stalin en una carta privada a un amigo. Aunque ya era famoso por ser Premio Nobel de Literatura, fue arrestado en su casa de Moscú tras la publicación de este libro, conducido a prisión y acusado de traición. Al final, no fue ejecutado, pero sí expulsado del país en 1974.
Viviendo ya en Suiza, en una entrevista de 1977 Solzhenitsyn deploraba la libertad destructiva e irresponsable de Occidente que conducía "al abismo de la decadencia humana". Y estas críticas le supusieron un trato muy duro por parte de muchos medios de comunicación, como lo narra Antonio Muñoz Molina en su libro "Todo lo que era sólido": "El trato público que la izquierda intelectual dio a Solzhenitsyn cuando vino a España recién expulsado de la Unión Soviética fue vergonzoso".
Para otro gran luchador, el checo Vaclav Havel, Occidente necesitaba una "revolución moral y existencial", pues, entre otros síntomas deletéreos, gran parte de sus ciudadanos "incluso habían renunciado a encontrar un sentido a su vida". De nuevo, como resumió Javier Tusel, la civilización de los países teóricamente libres le merecía "un juicio muy poco complaciente".
Pero algo similar ocurrió en los propios países liberados. Refiere Ana Blandiana , una poeta emblemática de la literatura rumana, destacada luchadora contra el régimen de Ceaucescu, cuya poesía fue prohibida y sus libros retirados de las bibliotecas del país, que una vez derrocado el dictador, "en las condiciones de libertad posteriores a 1989, lo más difícil de aceptar y entender fue el hecho de que la libertad de la palabra disminuyó". ¿No les parece contradictorio?
Y es que la libertad interior es una conquista personal, y no depende solo de unas condiciones políticas externas: por eso hay que aprender a cuidarla, como tesoro valioso y delicado. Lo aclara bien el filósofo español Javier Gomá: "La lucha por la liberación individual reñida por el hombre occidental durante los últimos tres siglos no ha tenido como consecuencia todavía su emancipación moral".
Esta es la clave: distinguir entre libertad política, de una parte, y libertad interior o la libertad moral que emancipa. La primera resulta muy importante, y su batalla, en nuestra sociedad ha sido ganada. Su lenguaje es el de los derechos y deberes, y el de las libertades civiles. Además, está garantizada por el Derecho y las Instituciones políticas democráticas. Pero ganar esa libertad es solo un maravilloso punto de partida para poder conquistar la propia libertad interior, la cual se puede derrochar o, incluso, arruinar como denunciaron con valentía los intelectuales citados.
La libertad que se cuida posee otro idioma: la donación, la gratuidad, la entrega, el cumplimiento del deber, la amistad (también en las relaciones profesionales -"la amistad médica" refería Laín Entralgo para hablar de la relación médico-paciente-, por ejemplo), la aspiración a la excelencia ética, la actitud de colaboración, la escucha, la capacidad de rectificar o de recomenzar, la atención...
Cuando Antoine Saint Exupéry escribió "Vuelo nocturno", recibió una carta de Andre Gide: "Le estoy reconocido, sobre todo, por evidenciar esta verdad paradójica, que es, a mi parecer, de una importancia psicológica considerable: que el hombre no encuentra la felicidad en la libertad, sino en la aceptación de un deber. Cada uno de los personajes de este libro está total y ardientemente consagrado a lo que debe hacer, a esa tarea peligrosa en cuya realización encontrará -y solo en ella- el descanso de la felicidad". O sea, en el cuidado de la libertad.

CIRUJANO Y FILÓSOFO
ivancius@gmail.com

21 de enero de 2018

POLICÍAS CON “GARBO”: LAS DE SANTA CRUZ















Francisco-M. González*
Estaba sentado en el bordillo de la acera en el cruce de dos calles apacibles y “amables” de nuestra capital. Es una costumbre personal la de sentarme en los bordillos (a pesar de los muchos arrestos que me pusieron en la “mili”), esperaba la llegada de la grúa que recogería el coche de un amigo.

19 de enero de 2018

"DISTINGUIR EL TRIGO DE LA PAJA"- JUAN P. RIVERO




















Juan Pedro Rivero González*
¡Qué importante es distinguir lo relativo y secundario de lo fundamental!
Esta distinción es capaz de salvar la humanidad. La lucidez de distinguirlo es el mayor don que se puede regalar a otra persona.

¡REIVINDIQUEMOS EL CORAZÓN! NURIA CHINCHILLA













Nuria Chinchilla
“Esconder el corazón en el sótano del edificio -como en décadas anteriores- no es apropiado, porque entonces el corazón acaba explotando… y los sentimientos inundan todas las plantas del edificio”.

17 de enero de 2018

EL MALECÓN DE LA HABANA- PILI VALENZUELA






















María del Pilar Valenzuela García*

No puedo pasear por el muelle de Santa Cruz, donde hemos venido a vivir, sin recordar el Malecón de la Habana. En los día luminosos, tan frecuentes en esta isla del Atlántico, vienen a mi memoria las claras mañanas en la otra isla del Caribe...

16 de enero de 2018

“DOÑA INSOMNIO”- JUAN C. ALAMEDA






















Juan Carlos Alameda Vega
De repente la encontré en medio de la noche, allí estaba, era doña Insomnio.
Ella es así pero claro, su ritmo de vida es diferente. Qué difícil es padecerlo, no se sabe a veces qué hacer.

LA BELLEZA CREADA POR OTROS- IVÁN LÓPEZ

















Iván López Casanova
Todo el mundo recuerda el dictum de Sartre: “El infierno son los otros”. Pero como la escritura lo aguanta todo, no está de más conocer su vida, porque esa no engaña. Simone de Beauvoir, en su recuerdo de Sartre, un mes antes de que falleciera en 1980, escribe:

15 de enero de 2018

DES-EQUILIBRIO EMOCIONAL- JOSÉ J. RIVERO















José Juan Rivero*         
Decía John H. Newman que en un mundo superior puede ser de otra manera, pero aquí abajo, vivir es cambiar y ser perfecto es haber cambiado muchas veces. Sin duda vivir es cambiar constantemente, hablar de estabilidad y constancia es decir no a la propia naturaleza humana.

13 de enero de 2018

EL ENCANTO DE COMPARTIR LA LECTURA















Francisco-M. González*     
A raíz de mi artículo de la semana pasada, me enviaba ayer un e-mail un lector de este periódico y amigo mío de hace años, encantador, optimista e incondicional del ¡Real  Madrid!: “He leído tu artículo... pero caes en los tópicos de todos los que escriben sobre la motivación para la lectura,

"EL FUEGO Y LA FURIA"- JUAN PEDRO RIVERO













Juan Pedro Rivero González
¿Quién tiene el botón nuclear más grande y más fuerte?
Nunca tuvo una expresión entre adultos tanta reminiscencia a las discusiones de adolescentes que discuten por ser más, tener más, medir más…