VERANO

Este blog contiene temas de Orientación Familiar, (educación y familia) Antropología filosófica, Religión y poesía. Todo ello con sentido común y, con frecuencia, con sentido de humor.



25 de mayo de 2013

LA LETRA CON CARIÑO ENTRA

Pilar Guembe y Carlos Goñi
Educar sin castigar es posible. Pero para ello debemos cambiar nuestro estilo educativo… Es lo que defendemos en nuestro último libro, Educar sin castigar,  del cual os ofrecemos parte de la Presentación:
Los castigos, del mismo modo que los premios, no pueden ser el pan de cada día, porque entonces lo que conseguimos es alimentar en nuestros hijos una “mentalidad retributiva”: todo tiene una recompensa o, por el contrario, merece una sanción. De modo que se actúa sólo por conseguir un premio o evitar un castigo. Es la “pedagogía de la foca”, que tan buenos resultados da en el adiestramiento de animales, pero que no sirve para educar. Si el animal pasa por el aro le damos una sardina, de lo contrario, se la negamos. Con un método similar podemos conseguir, a duras penas, que nuestros hijos pasen por el aro, pero no que crezcan como personas.
Cuando se entra en la dinámica de los premios y castigos lo normal es que para conseguir muy poco haya que aumentar muy mucho las sanciones o las recompensas. Se podría decir que, en tales circunstancias, para que los objetivos crezcan de forma aritmética, los premios y castigos deben aumentar de forma geométrica, llegando a absurdos como prometer la luna o castigar “sin todo” para siempre. Al final, el abuso de una metodología equivocada produce efectos contrarios: lejos de crecer, los objetivos se reducen.
Se llega, entonces, a creer en ese disparate pedagógico, que recoge Cervantes como dicho popular bien arraigado en nuestra cultura, y que mantiene que “la letra con sangre entra”. Por desgracia, esa “cruel y estúpida máxima”, como la llamara en el siglo xix la escritora Concepción Arenal, ha estado presente en la educación reglada durante siglos. Y, por suerte, semejantes tratamientos han sido desterrados de las escuelas; sería, por ello, un despropósito que les diéramos asilo en nuestra casa.
El castigo no es un argumento pedagógico, sino justamente la salida desesperada cuando nos han fallado todos los demás argumentos. “Te quedas sin (lo que sea) porque no has recogido los juguetes”, es en todo caso una falacia ad baculum, un recurso a la fuerza al que echamos mano tras haber fracasado, quizá por nuestra culpa, las estrategias educativas corrientes, como son la adquisición del hábito del orden, la inclusión de recoger los juguetes en la dinámica del juego, las órdenes claras y precisas, el refuerzo positivo, etc.
Creemos que una dinámica de premios y castigos nos lleva a un punto muerto, o incluso de retroceso. La única forma de salir adelante pasa por cambiar de metodología. Si algo no funciona, es poco inteligente que continuemos utilizándolo. Probemos otras alternativas, como la motivación positiva, el diálogo, las consecuencias educativas sensatas o las estrategias para ejercer la autoridad; de todas ellas hablaremos en este libro.
Eso no significa que no hayamos de contar con los premios y los castigos; al contrario, debemos conocer muy bien su funcionamiento para llegar a no tener que utilizarlos. De cómo los usemos dependerá nuestro estilo educativo. Esperamos que ese estilo tenga como lema “la letra con cariño entra” y que haga posible educar sin castigar.

FAMILIA ACTUAL/ACEPRENSA

18 de mayo de 2013

EL ATLÉTICO VUELVE A GANARLE LA COPA AL MADRID EN EL BERNABÉU

La friolera de 14 años llevaba sin ganarle el Atlético al Real Madrid y ahora ha roto el maleficio en el mejor momento, en una final de Copa del Rey. En el Santiago Bernabéu, para más inri. Fue en este mismo estadio, el 30 de octubre de 1999, cuando los rojiblancos lograron el último triunfo ante el vecino de la capital, con goles de Hasselbaink (2) y José Mari. In illo tempore...
Pero la tradición que sí han mantenido los colchoneros es la de ganar la final copera a los blancos en su feudo. Ocurrió en 1960, 1961 y 1992, y ahora, en 2013, no iba a ser menos.
Hubo que recurrir a la prórroga para conocer al campeón después del empate a un gol con el que se llegó al final de los 90 minutos reglamentarios. Y ahí fueron mejores los rojiblancos con dos nombres propios: Miranda y Thibaut Courtois. Primero el central brasileño marcó el 1-2 tras cabecear un centro de Koke y luego apareció el meta belga con dos paradones ante Higuaín y Özil. Así se forjó la décima Copa de la historia del Atlético de Madrid, un club al que Diego Simeone ha devuelto la mentalidad ganadora y que le ha cogido el gusto a esto de jugar, y ganar, finales.
Presa de los nervios y de la impotencia, el Madrid acabaría sirviendo en bandeja la Copa al Atlético, cerrando de paso una temporada en la que conquista de un solo título, la Supercopa de España, allá por el mes de agosto, le puede saber a muy poco, prácticamente a nada. Claudicando en la Liga en invierno, eliminado de la Champions en semifinales ante el Borussia y finalmente sin la Copa del Rey, el madridismo ya prepara el futuro, posiblemente sin Mourinho.
Al Atlético, por el contrario, este trofeo le sabe a gloria. Después de haber hecho los deberes en el campeonato doméstico, certificando la clasificación para la Champions, la Copa es un auténtico potosí. Y si encima la logra ante el Madrid y en el Bernabéu, apaga y vámonos...
Ficha técnica
Real Madrid, 1: Diego López; Essien, Albiol, Sergio Ramos, Coentrao (Arbeloa, m.91); Khedira, Xabi Alonso; Özil, Modric (Di María, m.91), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, m.91)
Atlético de Madrid, 2: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Arda Turan (Christian Rodriguez, m.110), Mario, Gabi, Koke (Raúl García, m.112); Diego Costa (Adrián, m.105) y Falcao
Goles: 1-0 m.13: Ronaldo. 1-1, m.34: Diego Costa; 1-2, m.98: Miranda
Árbitro: Clos Gómez (Comité aragonés). Expulsó al entrenador del Real Madrid, José Mourniho (m.76) y a Cristiano Ronaldo con roja directa (m.114), así como a Gabi, éste por doble amarilla (ms.1125 y 124). Mostró cartulina a Arda Turan (m.37), Diego Costa (m.69), Mario Suárez (m.100), Koke (m.105) y Miranda (m.123), del Atlético de Madrid; y a Coentrao (m.53), Khedira (m.64), Özil (m,71), Sergio Ramos (m.74), Cristiano Ronaldo (m.91), Essien (m.101), y Di María (m.119), del Real Madrid
Incidencias: Final de la Copa del Rey disputada en el estadio Santiago Bernabéu ante unos 85.000 espectadores. Presidiendo el palco de autoridades se encontraban los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía

14 de mayo de 2013

¿UN JOVEN TINERFEÑO EN CROACIA?



Francisco-M. González*
Ángel González de Rábago, le recuerdo un adolescente buen estudiante, simpático, pacífico y siempre alegre. Con la PAU en el bolsillo, se marchó a Croacia. Después de ocho años, con veintitrés años, licenciado en Matemáticas, gafas, barba, ya un hombre, no pierdo la oportunidad. Le invité a tomar un café para que me contara sus aventuras, por ese país del Este. ¡Aventura apasionante!  
- ¿Por qué Croacia?
- Me ofrecieron estudiar en Croacia y ayudar a un grupo de padres a poner en marcha una asociación juvenil. Me pareció una oportunidad estupenda y, a pesar del reto del idioma y el clima, pensé que sería apasionante. ¡Croacia no me ha defraudado!
- ¿Te costó adaptarte en Croacia? ¿Cómo es ese país?
- Tardé un tiempo en poder hablar croata y acostumbrarme al clima pero su gente amable, abierta y dispuesta a ayudar, además de comida y dulces muy buenos, hacen que uno se encuentre como en casa.
- Asociación juvenil… ¿en qué consiste?
Es un proyecto para ayudar a mejorar a los jóvenes a través de actividades culturales, solidarias, deportivas, etc. Estoy muy agradecido a lo que aprendí en el club Ucanca, centro juvenil que el Opus Dei tiene en Tenerife. Quiero transmitir esos valores a muchos jóvenes en Croacia.
-¿Y por qué en Zagreb y no en España?
En España ya existen, gracias a Dios, muchos clubes juveniles pero en Croacia se está empezando con este tipo de asociaciones y me parecía un reto que no podía dejar pasar de largo.
- Y ahora en España, ¿qué haces?, ¿buscas dinero?
-¿Dinero? ¡No, mucho más! Busco entusiastas que sepan valorar y promover estos proyectos, poniendo a disposición lo que cada uno pueda.
- Has comentado el Opus Dei y que te pidieron ayudar en Croacia ¿formas parte?
- Soy numerario del Opus Dei.
- ¿Qué significa eso?
- Ser del Opus Dei es estar enamorado de Dios y seguir haciendo lo mejor posible lo que tienes entre manos: estudio, trabajo, vida social y familiar. En fin, estar alegre y ayudar a los demás a disfrutar del día a día.
- ¿Cómo te llamó el Señor a la Obra?
- Un verano, en la tranquilidad de las vacaciones, vi que no podía ser egoísta con mi vida y decidí dar lo que tenía para ayudar a los demás: mi vida ordinaria.
-¿Cuál es tu trabajo profesional o tu labor en Zagreb?
Me he licenciado en matemáticas financieras y trabajo para una ONG croata. Me encargo de dirigir los proyectos internacionales. Además colaboro en las actividades del Klub Feniks y la residencia universitaria Gradec. 
-Eres muy joven: ¿Cuáles son tus proyectos o labor que pretendes sacar adelante?
- Con la ayuda de amigos croatas tenemos en mente la creación de más clubes juveniles, colegios, cursos familiares, etc y no sólo en Zagreb sino en otras ciudades del país: Split, Rijeka…
- Sobre tus gustos, hobbies, libro, película y canción favorita...
- Me encanta el fútbol, pin-pong, coger olas, leer… "Un precio a pagar" me sorprendió; "The lady" ardua pero interesante; "Te regalo una promesa" de sie7e o "Set fire" de Adele.
-¿No habrás traicionado nuestra Selección Nacional de Fútbol, la “roja”?
- La Roja es la Roja pero también animo a los "vatreni" (Fuego), como se llama a la selección Croacia.
- Para terminar, ¿Cuándo estás en Zagreb, que añoras de España,  y cuando estás en España que echas de menos de Croacia?
- En Croacia echo de menos las olas del Atlántico y en España los dulces croatas.
- Gracias Ángel,  por tu tiempo y amabilidad. ¡Cuenta con mi oración!

Santa Cruz de Tenerife 10 de mayo de 2013

12 de mayo de 2013

LA ESENCIA DEL AMOR



Pilar Guembe y Carlos Goñi

El amor entró en el mundo de la mano del amor maternal. Todas las formas de amar que hemos inventado son imitación y participación de ese amor primordial que es el que siente una madre por su hijo. Es el único amor puro, el único que no exige reciprocidad, el foco que alimenta todos los demás amores. Cuando amamos a nuestros padres, hermanos, amigos, pareja… lo hacemos por participación de ese amor maternal originario que recibimos gratuitamente. Sin él, el ser humano no habría aprendido a amar y se habría quedado atrapado en el instinto.
La esencia del amor consiste en dar más que en recibir. Es algo que nos quiere demostrar la película de Jerry Zaks, La habitación de Marvin (1996). El anciano Marvin lleva más de veinte años postrado en su cama tras sufrir un ataque al corazón, ni habla ni puede valerse por sí mismo. Una de sus hijas, Bessie (Diane Keaton), se ha dedicado en cuerpo y alma a cuidar de su padre y de su tía Ruth, una anciana que no está muy bien de la cabeza. Pero a Bessie se le ha declarado una leucemia y llama a su hermana pequeña, Lee (Meryl Streep), que ante el panorama familiar había huido a Ohio para vivir su propia vida. Está separada y tiene dos hijos, uno de ellos adolescente, Hank (Leonardo DiCaprio), bastante problemático.
Lee acude de mala gana al reclamo de su hermana con sus dos hijos, con la intención de regresar en cuanto haya encontrado una médula compatible. Pero Lee sufre una paulatina conversión. La escena con que culmina la película tiene lugar en la cocina. Bessie acaba de recibir la fatal noticia: no hay posibilidad de trasplante. Aturdida, abraza a su hermana y accidentalmente tira al suelo todas las medicinas preparadas para Marvin. Las dos hermanas se agachan para recogerlas y se produce este corto y profundo diálogo:
BESSIE: ¡Oh Lee! He tenido tanta suerte, he tenido tanta suerte de tener a papá y a Ruth. He tenido tanto amor en mi vida. Ahora miro atrás y veo que he tenido tanto amor.
LEE: Ellos te quieren mucho.
BESSIE: No. No quiero decir eso, no, no. Me refiero al amor que yo he sentido por ellos, he tenido tanta suerte de haber podido sentir tanto amor por alguien.
Lee piensa que su hermana es feliz porque, aunque le acaban de decir que se muere, ha recibido mucho amor en su vida; sin embargo, Bessie le rectifica: ella ha sido feliz porque ha amado mucho: a un viejo inválido y a una anciana loca. Eso ha llenado su vida, le ha dado sentido y se siente dichosa en medio de la adversidad. Le ha bastado amar para encontrar sin pretenderlo lo que su hermana pequeña se fue a buscar lejos: la felicidad.
No sólo el cine, sino también nuestros hijos nos enseñan que hay más alegría en dar que en recibir, que el amor que se da es el que verdaderamente cuenta.



Familia Actual / Aceprensa

6 de mayo de 2013

AL EDIL LAGUNERO

Óscar Izquierdo
La ignorancia es atrevida y la torpeza arriesgada. Ya estamos acostumbrados, por su insistencia, a la crítica al papa y a la Iglesia por parte de los denominados progresistas y laicistas, que se obsesionan una y otra vez por intentar secularizar y relativizar nuestra Sociedad. Ahora contra el papa Francisco tienen muchas dificultades, porque su discurso destructivo y demagógico se enfrenta diametralmente con la bondad, humildad y cercanía del pontífice, que es mayoritariamente aceptado y querido por los más alejados de la Iglesia o no creyentes. Pero la crítica y el intento de obviar todo lo que sea religioso sigue en vigor y una prueba es la noticia aparecida en la prensa, donde un concejal del Ayuntamiento de La Laguna, perteneciente a un partido minoritario que se autoproclama ecosocialista, denuncia al grupo de gobierno por solo permitir criterios religiosos en la elaboración de las alfombras del Corpus Christi. Es sorprendente y esperpéntica la iniciativa, porque demuestra que desconoce lo que es, significa y manifiesta esta importante fiesta para nosotros los cristianos. Sin entrar en disputas de política municipal, extraña el interés del citado concejal por controlar, imponer contenidos e ideologizar este tipo de manifestaciones religiosas.
Pero por otro lado tampoco sorprende, ya que estos autodenominados progresistas o ecosocialistas, tienen a la Iglesia Católica como referente frentista y en la gran mayoría de las veces son restos anquilosados del marxismo real, del leninismo y del estalinismo, y que por cobardía política no se atreven a presentarse ante la sociedad como son y cómo piensan, sino que se buscan etiquetas que suavicen su ideología autoritaria. Después de la caída del muro de Berlín, quedaron desconcertados y sin rumbo; el socialismo real, el paraíso en la tierra, se había derrumbado, mostrando sus íntimas miserias. Entonces se volcaron entusiastamente en las organizaciones no gubernamentales, las denominadas ONG. Coparon sus dirigencias y se pusieron a apadrinar niños por todo el mundo y así dejaban tranquilas sus conciencias solidarias e internacionalistas. Pero con el paso del tiempo se aburrieron porque no llegaban a tener poder, ni tenían una relevancia social con presencia mediática, que es lo que les gusta, y claro, las fueron abandonando. Curiosamente las que han seguido funcionando, mayoritariamente, son las que están regidas por creyentes de distintas confesiones religiosas, que unen al mundo de la solidaridad la caridad, por cierto, término desconocido para estos salvadores de la humanidad. En la siguiente etapa se transformaron en ecologistas, defensores del medio ambiente, generalmente desde cómodos despachos funcionariales, desde la universidad, o desde las profesiones liberales, o sea, bien establecidos y comidos. Algunos de ellos no han pisado en su vida el monte, aunque si son asiduos a las tiendas Nature. Queda bien y además tiene réditos electorales disfrazarse de verde. Así apareció el político sandía, rojo por dentro y verde por fuera, que protesta por todo y cual Quijote de la Mancha se hace defensor de todos los entuertos que van surgiendo. De lo que se trata es de defender a los insectos, a los sebadales, a la tortuga boba, al pinar, al drago… pero siempre se olvidan de la persona como prioridad.
Y parece ser que como buenos estalinistas, se creen en posesión de la verdad, o mejor dicho, de su verdad, e intentan defender a los “miserables ciudadanos” que están alienados y sin formación. Y como ellos son los que saben, porque cual enciclopedistas creen saber de todo y suelen ser ignorantes de mucho, les quieren imponer su ideología, su forma de pensar y su visión unificadora del mundo, es una especie moderna de Despotismo Ilustrado, “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Se hacen portavoces de colectivos que nadie conoce, defensores de masas, y les encanta hacer folletos, manifestaciones, sentadas, acampadas… Y son reciclables, porque siendo pocos están presentes en todas las reivindicaciones, sea la que sea; son verdaderos profesionales del alboroto. No suelen utilizar los cauces institucionales establecidos en la democracia, porque sencillamente son minoritarios e intentan con el ruido en la calle o a través de los medios de comunicación imponer sus propuestas sectarias a la mayoría silenciosa.
Pero volvamos al concejal lagunero, parece que experimentado teólogo laicista, que a lo mejor le gustaría que las alfombras llevaran retratos de Lenin o Stalin, de escarabajos, o de estrellitas que siempre alegran y quedan bien. Dice que deberían llevar temas como el hambre, la pobreza, el respeto al medio ambiente, la solidaridad o los derechos humanos… Pues mire, a eso nos apuntamos todos y con más razón y con la frente alta los cristianos. Suele dar la casualidad de que los más enfervorizados enemigos de la Iglesia fueron o monaguillos o seminaristas, o participaron activamente en algún grupo parroquial. Desconozco si es el caso del citado concejal, pero desde luego, le sobra intolerancia, y le falta respeto y libertad a los que no creen o piensan como él y más en una ciudad como La Laguna, respetuosa y dialogante, donde siempre ha habido una cordial simbiosis entre la ciudadanía y la tradición religiosa. No es casualidad esta propuesta; es una estrategia meditada y ejecutada para paganizar las fiestas religiosas, con el fin de que puedan ser dirigidas desde la ideología totalizadora que bien les gusta esconder. La democracia se enriquece con la diferencia y se empobrece con la uniformidad.

DIRIO DE AVISOS: 40512| Opinión