VERANO

Este blog contiene temas de Orientación Familiar, (educación y familia) Antropología filosófica, Religión y poesía. Todo ello con sentido común y, con frecuencia, con sentido de humor.



31 de marzo de 2014

LAS COSAS IMPORTANTES NO SON COSAS
















Fernando M. Lemus Pérez
Mientras buscaba un soporte para fijar mi televisor a la pared, no pude evitar dejar de prestar atención a la conversación de una joven pareja en torno al modelo de televisor que debían comprarse. Mientras ella apelaba al sentido común para elegir una televisor con una buena relación precio-calidad, proporcional al sueldo de ambos, él se empeñaba en un modelo Smart TV con 3D que rondaba los 1.800 euros, ya que las películas se verían como en el cine y los partidos como en el mismísimo estadio.
Tras un rato de discusión decidieron llamar a uno de los dependientes para solicitar información sobre planes de financiación, finalmente el buen criterio de ella se vio superado por el mal carácter de él que, como un niño caprichoso y soberbio, no atendía a razones y ponía en juego toda su felicidad por aquel televisor de 42 pulgadas.
Las cosas importantes no son cosas, o al menos eso parecía transmitir la expresión de aquella joven mujer que resignada, imagino que por amor, se esforzaba en prestar atención sobre lo que decía el dependiente acerca de los recibos a pagar.
Llevar tan desajustado el reloj de la templanza lleva a personas, como el individuo cuya vida dependía de los “led” de la caja tonta, a deambular por la vida como “zombis”, que cada vez que su instinto material pierde interés por el último capricho adquirido, y se convierta en apetito material, los obligue a salir a la caza de otro nuevo “no sé qué”.
Los expertos en economía podrán corregirme, y con razón, ya que si no compramos se atasca el sistema, pero cualquier acto cuyo resultado sea la tristeza (fruto muchas veces más del capricho que de la necesidad), no es vital ni objetivo de cara a paliar la crisis económica, sino que agudiza más la otra crisis, la de los valores, la moral.
Ese apego descontrolado por lo material es como si se quisiera llenar las zonas muertas que el corazón demanda, un camino que urge corregir, puesto que este tipo de carencias no las llenan todas las televisiones ni artículos materiales del “megastore” de turno.
Aferrarse a lo material y coleccionar trastos que encadenan, muchas veces innecesarios, a la postre será una carga inútil para el mundo intangible que espera.
Necesitamos reeducarnos y aprender a mirar con ojos nuevos, con ojos de sincera alegría, con los que mirar con austeridad y templanza las cosas materiales de aquí abajo para que, llegado el momento, nuestra alma esté rauda y ligera y sus alas la eleven al paraíso donde las cosas importantes no son cosas.
¡Buen lunes y feliz semana!
Santa Cruz de Tenerife a 30 de marzo de 2014

30 de marzo de 2014

EL HOMBRE QUE MORDIÓ LA MANZANA






















Carmen I. Montoro
El 12 de junio de 2005, Steve Jobs, Cofundador y presidente ejecutivo de Apple, dio un discurso en la ceremonia de graduación de la universidad de Stanford. En una acto lleno de público en el que vemos gente sentada hasta en el césped, Jobs nos da un discurso claro pero a la vez lleno de mensajes. Nos hablará de emociones, comienzos, amor,  de la vida, de la muerte pero, sobre todo, de perseverancia. De seguir adelante, a pesar de las adversidades, gracias al amor a lo que se hace. 
 Emplea la persuasión, emociones y convicción. Argumenta todas sus ideas sobre la base de su experiencia, que le ha llevado al éxito. Quiere motivar a este grupo de jóvenes ante la vida que tienen por delante, para que sean perseverantes, se enamoren de lo que hacen y no pierdan la fe.
En el plano más formal lo logra sin vender humo. Es decir, comienza dejando claro su currículo, avisa de cómo va a estar estructurado su discurso y lo cumple con brevedad. Sus frases son cortas y bien estructuradas en párrafos, adereza biografía con conceptos. El mensaje final, es repetido hasta tres veces, una máxima global advirtiendo, como creativo, que el mensaje universal que ha de valer para la vida parte de una iniciativa optimista y creativa que ha quedado desfasada “Sigue hambriento. Sigue alocado”.
Jobs utiliza principalmente el relato para desarrollar su discurso. El mismo nos lo anuncia al principio. “Hoy deseo contarles tres historias de mi vida”
El auditorio es principalmente un grupo de recién graduados llenos de ganas de dar el salto al mundo laboral y de tener la misma suerte de Jobs. Con lo cual podemos decir que se encuentra con un público entregado, con ganas de que les transmita y comparta su saber.

En ningún momento se me ha hecho pesado y resulta admirable que la vida de un informático y creativo de PIXAR, en otro continente, tenga un discurso tan asertivo que parezca que se dirige directamente a un solo interlocutor, y se dé una total comprensión. El punto final de este discurso, ya que es biográfico, está en indagar sobre su muerte, tan sólo unos años después, y de cáncer. Esta vez la enfermedad pudo con su vida, pero él ya estaba preparado, puesto que como aconsejaba en su discurso, “cada día de tu vida has de vivirlo como el último”. Vivir sin más es dejar pasar los días, vivir con sentido exige un importante esfuerzo intelectual para tripular el barco en la marea que el destino ha preparado para nosotros. 

29 de marzo de 2014

SUÁREZ Y EL FATAL DESENLACE












Juan Pedro Rivero
La muerte de don Adolfo Suárez la hemos podido vivir con el amortiguado devenir de 48 horas en situación crítica. La enfermedad de Alzheimer y la degeneración neurológica han influido en este desenlace final de la vida del ex presidente del Gobierno de España. Con las palabras de este título definía la prensa la situación las horas previas a su muerte: “se espera en cualquier momento el fatal desenlace”. Sin embargo su hijo comunicó a la prensa las cosas de otra manera: “Mi padre está ya en manos de Dios”. Y no nos cabe duda alguna que ambas expresiones poseen una clara diferencia: entre estar en manos de Dios y esperar el fatal desenlace, para mí, la diferencia tiene una abismal distancia; tanta como la que existe entre el drama y la tragedia: entre la experiencia vital difícil de digerir y la catastrófica noticia de un final desgraciado. En estos días hemos podido escuchar el testimonio de familiares cercanos que narraron los últimos años de la vida de don Adolfo. Entre otros detalles, su hijo contó cómo el año 2005, ya con limitaciones de lucidez, pidió que un sacerdote le asistiera espiritualmente. Recibió el sacramento de la Confesión y se dispuso a aceptar el devenir de su enfermedad. Por eso, con toda razón, remarcó su hijo que “ya estaba en manos de Dios”. ¿De qué nos puede servir la muerte de un ex presidente del Gobierno de la Nación? Para poco si nuestra perspectiva vital se agota en el desenlace final que denominamos “muerte”. Tal vez sirva, entendida así, como un saludable remedio a nuestra prepotencia que alberga la falacia de un comportamiento que se imagina sin final. Nos ayuda a relativizar el presente. Pero para poco más. No se trata de agarrarnos al clavo ardiendo de una ilusa esperanza. Se trata de edificar el sentido de la vida y su significado último sobre la respuesta esperanzada de un anhelo razonable en una existencia que precisa ser sanada. Por eso las manos de Dios son las adecuadas. La vida que vivimos no es la última etapa. La muerte que sufrimos no es el final. “No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos, para que no viváis como hombres sin esperanza” (1 Tes, 4, 13).
El desenlace no es, ni será, fatal.
RECTOR DEL SEMINARIO DIOCESANO DE TENEERIFE
DIARIO DE AVISOS (S/C DE TENERIFE) 27.3.14


28 de marzo de 2014

FRANCISCO, EL PAPA ARGENTINO





















María del Pino Fuentes de Armas
A mí, qué quieren que les diga, el actual Papa me gusta, me cae bien y no es cuestión de ser o no católica -que lo soy-, es un tema de empatía. Quizá sea el hecho de ser argentino, de hablar español, de esa franca sonrisa que muestra, de su mirada de hombre bueno, de esa voluntad en cambiar el mundo, -marcada por su disciplina, entrega y ejemplo-, y por esa huida del boato y del ceremonial, no lo sé, pero el caso es que me rindo a sus pies.
Le hacía falta un Papa así a la Iglesia católica, una confesión en la que algunos de sus ministros, acciones y lugares de culto han rayado la vulgaridad y el mal gusto. Muchos han perdido los papeles en aras de la modernidad y han dejado de parecer curas en su intento de mimetizarse con sus parroquianos, olvidando en su indumentaria, aquello que simboliza la trascendencia de lo que representan, el traje eclesiástico -con o sin sotana- y el alzacuellos.
No me gustan los sacerdotes que llegan a una parroquia como los libertadores, acogidos con entusiasmo por las beatas, y que se convierten en inquisidores, volviendo atrás en el tiempo y permitiendo que entre los vecinos haya delatores. Porque no hay nada más peligroso, más hipócrita ni más ruin que una "rata de iglesia" con cierto poder, con el que le otorga un cura vergonzante que se olvida de la grandeza del perdón. Me gustan los que predican con el ejemplo, que viven de manera humilde trabajando con los más pobres y residiendo entre ellos, pues muchos son titulares de una parroquia, tienen un coche de gran cilindrada y viven en la zona residencial de una ciudad, es decir, van a su trabajo hablan de solidaridad y después no la practican. Y es que hay tantos tipos de curas como de seres humanos.
Quizás, en el fondo, la pérdida de feligreses registrada por la Iglesia católica desde la puesta al día del Concilio Vaticano II, no haya sido tanto un problema de fe como de estética. En tiempos de ausencia o cambios de valores, de crisis económica, de guerras fratricidas, de desastres naturales, se necesitan referentes, señales, algo a lo que sujetarse y tal vez ha faltado ese consuelo y los símbolos.
En fin, después de todo, la Iglesia sabrá, y puestos a contar, el traje talar -la sotana- ha sido durante muchos siglos sinónimo de oscurantismo y connivencia, pues muchos curas bajaban la cabeza cuando pasaban las cuerdas de presos camino del presidio o del paredón y a la historia me remito. Pero -siendo justos- la sotana también ha sido el referente del estudio, del coraje, la cultura, el progreso y la honradez, desde los frailes que hacían de escribanos traduciendo, copiando, conservando el conocimiento en épocas donde todo se derrumbaba y en las que los incultos y fanáticos les quemaban los conventos, a los que han dado su vida por defender la libertad y el pan de sus feligreses.
La sociedad está experimentando grandes cambios y tal vez se necesite, de nuevo, tener una apariencia más creíble -que no más útil-, con un párroco que vista como tal y que imponga más respeto y dignidad. No es lo mismo un cura en vaqueros y camisa de cuadros consolándote ante la pérdida de un ser querido que un sacerdote que de lejos identifiques como tal.
En este sentido, me gusta el Papa Francisco, pues, además de un ejemplo de humildad y de cercanía, se está mostrando como el artífice de un cambio en el cristianismo -rompe moldes-, tanto que a veces temo por su vida, pues en el seno de las iglesias también existen las envidias, las confabulaciones, los pactos secretos... y a nadie le gusta perder los derechos adquiridos.
EL DÍA (S/C. DE TENERIFE)

27 de marzo de 2014

MENSAJES EN MILES DE BOTELLAS












Pilar Guembe y Carlos Goñi
No escuchamos a los adolescentes. Ellos llaman nuestra atención a su manera, pero nosotros seguimos instalados en nuestras cosas y pensando que están en la “edad del pavo” y que nada podemos hacer. Así que, en el momento vital que más necesitan hablar, no se sienten escuchados.
No sabemos escuchar a los adolescentes. No estamos dispuestos a ponernos en su lugar ni a su lado: falla la comunicación. Los padres carecen de las estrategias para tratar a sus hijos en estas edades, mientras que la sociedad se limita a lanzarles los cantos de sirena del placer, la diversión, el éxito fácil y el consumo.
Ellos se comunican entre sí mediante el móvil o las redes sociales, mientras que a sus padres y a la sociedad les mandan mensajes cifrados dentro de miles de botellas que quedan tiradas en la vía pública tras una noche de juerga. Han sido capaces de convocar “macrobotellones” en varias ciudades españolas que han puesto en guardia a los ayuntamientos y a la sociedad entera. El más conocido (y ya tradicional) tuvo lugar este fin de semana en Granada y acogió a más de veinte mil jóvenes. A los políticos y a los periodistas parece que sólo les interesa la seguridad vial, la salud pública (¿?), la limpieza de las calles, las molestias que puedan causar a los vecinos, la venta ilegal, los “retornos económicos”, el turismo… A nosotros nos preocupan otras cosas.
Como no escuchamos a los adolescentes y no leemos los mensajes que nos dejan en miles de botellas, no nos llegamos a formular la pregunta fundamental: ¿por qué beben? Y no lo hacemos porque tenemos miedo a enfrentarnos con nuestras propias miserias, con nuestros propios errores, con nosotros mismos.
Los jóvenes beben para divertirse, es verdad; les gusta beber porque encuentran en la bebida el rito iniciático para abandonar la niñez y adentrarse en la vida adulta; el alcohol es un gran aliado de la noche y de la diversión, su efecto desinhibidor amortigua su conciencia, les hace ser más sociables y más atrevidos sexualmente.
Pero los jóvenes beben también porque lo han visto hacer a los mayores: la aceptación social del alcohol en nuestra cultura hace que sea muy asequible y que su consumo no esté tan mal visto como el de otras drogas. Fijémonos en el ejemplo que les estamos dando: si nosotros, de manera inconsciente, asociamos fiesta con bebida, no nos debería extrañar que ellos también lo hagan.
Estamos predicando hipocresía. Las razones que les damos para que no beban no son convincentes. Ellos necesitan algo más que razones higiénicas (en el sentido etimológico de la palabra), pues ven la salud como un valor todavía lejano; no les valen los imperativos hipotéticos, del tipo “si bebes, no conduzcas”, porque realmente no les estamos diciendo lo que deben o no hacer. Aunque no lo parezca, nos están demandando criterios y límites, que les digamos que “no” (de forma categórica); no quieren que seamos sus amigos, sino que ejerzamos de padres. Quieren que les demos razones éticas para actuar, lo que implica alternativas a una sociedad que sólo pone sus miras en pasarlo bien, en disfrutar de la vida (haciendo un botellón o lo que sea).
Los adolescentes van introduciendo sus mensajes en botellas y las van lanzando a un mar agitado a ver si alguien acude en su ayuda. Unos piden que les salvemos de un buque a la deriva, otros que los rescatemos de la isla en la que se encuentran. Los jóvenes organizan botellones, pero no quieren quedarse encerrados para siempre, como esos veleros en miniatura, dentro de una botella.

FAMILIA ACTUAL.-  ACEPRENSA

26 de marzo de 2014

UN CAFÉ CON DÑA. SILVIA ALIQUE, DE: NO MÁS SILENCIO ( I I )
















Francisco-M. González
- ¿Cómo se podría evitar que una mujer tenga que recurrir a un hecho tan lamentable e inhumano como el aborto?
La mejor manera sería resaltando lo bonito y  maravilloso que es ser madre a pesar de todas las dificultades que se pueda tener y lo nocivo que es el aborto. Primero porque es matar a un ser humano inocente y segundo por las consecuencias nefastas que entraña para la mujer y por ende para la sociedad. Esto es una labor de todos. Tenemos que superar el hecho de que el aborto y el síndrome post aborto sea un tema tabú. Ser valientes, hablar, concienciar, apoyar y ayudar a las mujeres.
Si se nos da un caso concreto, la mujer necesita muchísimo apoyo, comprensión y cariño, porque como decía antes, hoy en día se les ha quitado la capacidad de aceptar su embarazo y seguir adelante a pesar de su situación. Ante una situación de dificultad, la mayoría de las personas les anima a que aborte y de hecho no se espera otra cosa de ellas. Si no parece que es tonta o que está loca por traer al mundo a un niño “tal y como está la situación”. Además, la mujer no tiene libertad porque se le oculta mucha información sobre la realidad del aborto. Entonces es fundamental  decirles la verdad y ver cómo se les puede ayudar, con acompañamiento y supliendo  las carencias que esté sufriendo. Ver si en su familia tiene algún tipo de apoyo y recurrir a organizaciones que las puedan ayudar, como por ejemplo el COF2000,  Cáritas y otras muchas asociaciones de provida.  
- No más silencio ¿Cuenta con medios suficientes y eficaces para disuadir a cualquier persona que tome esa decisión? Por ejemplo, en el caso de que una mujer quiera abortar  ¿Cómo lo abordaría?
- No más silencio es una plataforma que se creó para ayudar a las mujeres que sufren por el trauma de un aborto provocado. Si nos llegara un caso de una mujer que está pensando abortar la derivamos a otra organización que ayude en este sentido. Si eso pasa aquí en Tenerife,  se deriva al COF200,  donde ya llevamos varios años con este servicio. 
En el caso de que una mujer piense en el aborto, se debe concertar una cita con ella lo más pronto posible porque seguramente esté siendo víctima de muchas presiones, y así conocer su situación personal. Dependiendo de sus circunstancias se actuará de una forma u otra pero por lo general hay que detectar sus miedos, (porque una mujer que quiere abortar normalmente teme muchas cosas y tiene constantes cambios en el estado de ánimo), miedo a ser rechazadas, miedo a perder el trabajo, miedo a no tener como sacar adelante al bebé etc. y también ver sus necesidades. Se trata sobre todo de proporcionarles información veraz, sobre el embarazo y sobre el aborto, un acompañamiento constante, es decir, que no se sienta sola nunca, y ofrecerles ayuda psicológica. También le ofrecemos ayuda material, si lo necesitan.
- Algo de lo no se habla, ni se informa, el “síndrome post aborto”. Sé que se da, pero ¿podría resumirlo de manera breve?
Es un trastorno de estrés postraumático, un conjunto de secuelas que le quedan a la mujer (y muchas veces también al hombre) después de haber sufrido el trauma de un aborto provocado.  Es un conflicto interno que se crea en los padres principalmente porque pasan de ser los protectores naturales de su hijo a ser protagonistas de la destrucción y muerte de la vida de su niño no nacido.
 Son muchos los síntomas, por ejemplo, es frecuente la ansiedad, la hostilidad, la ira, la inestabilidad emocional, sentimiento de culpabilidad, trastornos de sueño, la negación (negar o intentar olvidar la experiencia tratando de reprimir el dolor que ha causado), la depresión clínica etc. También se dan  manifestaciones como la ruptura de la pareja, malos tratos, abuso de drogas o alcohol, conductas suicidas etc.
- Como orientador familiar me consta que no es nada fácil salir de este síndrome e incluso de personas que han llegado a situaciones irreversibles como el suicidio. ¿Se puede llegar, según su propia experiencia a recuperar de un padecimiento tan doloroso como éste?
Si, es posible.  No es fácil, como usted ha dicho, pero se puede salir, básicamente con acompañamiento adecuado,  elaborando el duelo  de una forma apropiada, teniendo en cuenta que en el caso de un aborto es bastante complicado porque hay una serie de obstáculos que hacen muy difícil exteriorizar el dolor y también es fundamental e importantísima la ayuda espiritual. NMS ofrece, entre otras cosas, una terapia que resulta muy eficaz llamada la Viña de Raquel. El COF200 también brinda ayuda para superar el trauma del aborto.
- ¿Me puede dar algún teléfono o dirección en Tenerife, para aquellas personas que les ronde en la cabeza la intención de abortar o ya lo hayan hecho y estén sufriendo sus consecuencias? ¿Y en la Península?
En caso de haber pasado un aborto provocado pueden llamar al 627 98 56 88 que es el teléfono central de NMS o pueden escribir un correo electrónico a: consultorio@nomassilencio.com.  Desde allí ya se derivaría el caso a la persona delegada de la ciudad a la que pertenezca la mujer. En Tenerife pueden llamar al teléfono 922 31 53 18  o al 648 70 83 88 que son los del COF2000,  tanto si una mujer tiene un embarazo inesperado o en dificultad como si ya ha abortado y necesita ayuda para superarlo.

Muchas gracias Silvia por su tiempo y exquisita amabilidad, la admiro por su labor tan humana  y nada fácil. ¡Es una mujer encantadora y valiente! 

25 de marzo de 2014

FELICIDADES ‘FELICIDAD’






















José Juan Rivero
El 12 de julio de 2012, en la resolución 66/281, la Asamblea General de la ONU decretó el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad, otorgando a la felicidad y el bienestar un valor primordial como meta humana por excelencia, encontrándose dentro de las aspiraciones universales e instando a sus pueblos a incluirla en el diseño de las políticas a desarrollar entre sus ciudadanos. Una de las características primordiales de esta resolución es que propone a sus Estados miembros, a las organizaciones nacionales, regionales, a la sociedad civil y a las personas a celebrar este día, promoviendo actividades diseñadas a tal efecto, otorgándole un énfasis especial a la educación como elemento crucial para que las personas puedan alcanzar la felicidad. Es fundamental entender, como reconoce la propia ONU en su resolución 65/309, de 19 de julio de 2011, que la felicidad es el objetivo vital de las personas por naturaleza, así mismo, nos plantea que deben de brindarse todas las oportunidades dirigidas a que las personas puedan optar a ella.
Pero además potenciando un desarrollo sostenible dirigido a generar la felicidad de las personas y sus comunidades. En muchas ocasiones, cuando oigo hablar de las resoluciones de la ONU, me planteo cómo las mismas personas pueden vivir en esta dicotomía mental. Por un lado, se insta a los países a potenciar la felicidad de sus pueblos y por el otro, esos mismos países que votan a favor de dichas resoluciones no se plantean potenciar cambios en el diseño de sus políticas, por no hablar del desconocimiento de las mismas. Todo ello debe impulsarse a través del desarrollo de políticas educativas, económicas y sociales que estén orientadas a implementar el crecimiento personal, fomentando en cada momento un bienestar personal y social, para ello los pueblos y las distintas comunidades deberán implementar objetivos económicos diseñados de manera que garanticen la posibilidad de poder vivir nuestras vidas bajo un objetivo común, ser felices. Por esa razón reivindico el derecho reconocido por la ONU a ser feliz, a que se tomen todas las medidas que no le otorguen al PIB el privilegio de ser la medida universal del bienestar, sino que se articulen medidas que nos concedan la posibilidad de elegir un modelo de vida en el que seamos los protagonistas. Por ello te propongo que vivas tu vida potenciando tu derecho a ser feliz, a que se te reconozca la oportunidad de optar por tu bienestar.
*PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE
PSICOLOGÍA POSITIVA
DIARIO DE AVISOS  S/C. DE TENERIFE 210214

24 de marzo de 2014

ADIÓS, PRESIDENTE

















Fernando M. Lemus Pérez
A los niños no les preocupa la política. Recuerdo que cuando era niño mis temores giraban en torno a los delirios del Doctor Infierno y el Barón Ashler, sobre que nuevo y maligno robot idearían con el fin de destruir al bueno de Mazinger Z.
En aquellos años no sabía lo que era la política, y por consiguiente me importaba un pimiento.
Antes de mi cita semanal con el coloso japonés, solía acomodarme con tiempo suficiente frente al televisor Philips en blanco y negro para no perder el mínimo detalle. Siempre ponían las noticias antes que Mazinger, y aunque no me enteraba muy bien de lo que decían, normalmente se hablaba del Presidente del Gobierno.
Tratando de buscar en las sensasiones de aquellos años de infancia, la figura de D. Adolfo Suárez destacaba de quienes fueran que le acompañaran, me parecía alguien de quién uno se podía fiar. Tenía pinta de jefe.
Mientras Adolfo Suárez fue presidente nunca escuché lo de "todos los políticos son corruptos".
Hoy recuerdo con emoción y nostalgia al presidente de mis años de infancia.
El fantasma del alzheimer avanza como una sombra que crece a medida que la luz se va haciendo cada vez más tenue.
Tras conocer la noticia de su fallecimiento lo primero que pensé fue en la lucha que D. Adolfo mantendría con su enfermedad. Consciente de las connotaciones de su afección, trataría de mantener vivas tantas imágenes que pasarían a la historia de un país. Paradoja, una vida que llenaría de recuerdos las vidas de otros mientras los propios se diluyen con cada neurona que el alzheimer apaga.
Ir olvidando poco a poco sin que te olviden.
Con D. Adolfo Suárez fallece el Presidente del Gobierno de la generación de mi infancia, aquel señor afable con pinta de jefe del que nadie hablaba mal y todos respetaban.
¡Adiós, Presidente!
Buen lunes y feliz semana
Santa Cruz, a 23 de marzo de 2014

23 de marzo de 2014

PUEDES, “STOP DESÁNIMO”






















PUEDES, “STOP DESÁNIMO”
Carmen I. Montoro
La vida nos brinda miles de instantes eternos y hermosos para el que se presta a la contemplación, millones de rutinas tediosas que hacen de nuestra biografía una página más de un individuo que forma una población, y algunos momentos que irradian luz, esperanza y movimiento. Uno de esos parones especiales en el día a día me lo ha brindado hace muy poco María Pino Brumberg, y es de justicia tratar de compartirlo con todos.
Desde los trece años a esta escritora licenciada en Geografía le diagnosticaron Ataxia de Friedrich. La incapacidad para desarrollar movimientos, caminar, hablar o tragar son algunas de las consecuencias esta enfermedad de tipo neurodegenerativa clasificada como rara, que se agrava progresivamente hasta llegar a una incapacidad severa. Ella, junto al presidente de la asociación Daniel Romer, han creado la iniciativa STOP-FA (www.stop-fa.org). Es uno de tantos proyectos micromecenazgo, con el objetivo de buscar una cura para esta enfermedad, que en la actualidad afecta a unas 3.500 personas en toda España.
El objetivo del proyecto es establecer una estrategia terapéutica de terapia génica para la ataxia de Friedreich basada en virus adenoasociados de última generación. Con esta investigación se espera que se lleve a término un ensayo clínico con pacientes en un plazo de cinco años o menos en el Hospital Universitario Germans Trias y Pujol en Badalona (Barcelona), centro de referencia en la investigación de las ataxias.
El penúltimo libro de esta escritora se llama Yo vine aquí a luchar, y vaya si lo ha hecho. No sólo contra su enfermedad dando todo de sí para que su cuerpo, cada día más deteriorado, no le gane la batalla a una mente brillante; sino que ha sido capaz de ir más allá. Contactar con los investigadores y buscarles la financiación para que su enfermedad pueda curarse.
El investigador líder del proyecto es Antoni Matilla, doctor en Neurociencias y Neurogenética por el Baylor College of Medicine (Houston) y la Universidad de Barcelona, quien lleva más de veinte años buscando una cura para la ataxia.
A través de la página web www.stop-fa.org y de la plataforma ONG F4R (www.f4r.org) se pueden realizar las donaciones. Así, para las aportaciones de entre 10 y 49 euros figurará el nombre de la persona en la web como "benefactor". Si la contribución es superior a 50 euros, además del nombre se dará un certificado de donación para deducir en el impuesto sobre la renta. Lo han pensado todo, han saltado las barreras administrativas que nos hacen creer en todo momento que no se puede por falta de financiación, por la burocracia, por la legislación… Su lema es ‘Querer es poder’, y cuando te lo dice alguien que ha saltado tantos obstáculos, es para aprender de su fuerza interior, que ha cambiado ya muchas realidades.
Desde que esta joven es adolescente, e incluso antes, ha vivido circunstancias complicadas. No entendía por qué parecía ser “torpe”, por qué algunos chicos no la veían atractiva al ver su forma de andar, por qué el rechazo de una sociedad que considera peligroso lo distinto… También se rodeó de grandes amigas, personas que con pequeños gestos generaron en ella confianza y audacia para superar los rechazos sobre los que esta gran mujer ha subido cada peldaño en su vida. Sé que sea cual sea el desenlace de esta historia su lucha ha dado poder a los débiles, y su camino ha sentado las bases de otras muchas personas con enfermedades raras.
*Escritora joven (Aunque no le gusta que se sepa)

22 de marzo de 2014

"BUSCAN PADRE"






















*Juan Pedro Rivero González
Hasta ayer, día de San José, hemos escuchado, como anuncio reiterado, proponiendo el premio de un sueldo mensual durante 25 años, del eslogan que pretende proponer la compra un número para un sorteo: “Buscan padre”. El sorteo extraordinario del día del padre. Los números buscaban padre. No les quepa duda: esto ocurre muchas más veces en la vida que en sorteo. Desgraciadamente existe el “padre ausente”.
La figura del padre ausente alude no sólo a la idea del joven que después de conocer la noticia del embarazo de su novia, por susto, por inmadurez o por irresponsabilidad, desaparece dejándola sola ante una terrible decisión de consecuencias inimaginables, o a la idea de aquel padre que interpretó la separación conyugal como la conveniencia de establecer un corte definitivo con todo cuanto evocara el supuesto error de aquella elección de pareja, incluidos los hijos como si fueran pertenencia exclusiva de la madre o una parte de ella, sino también aquel padre que, encontrándose a gusto en su propio hogar, con su mujer y con sus hijos, e incluso sintiéndose orgulloso de ello, ha declinado la función paterna por considerar que la educación de los hijos es una cuestión menor que le compete sólo a la madre. Y haberlos, los hay.
Hay situaciones en las que la ausencia del padre viene elaborada por una mala entendida actitud protectora de las madres para las que, como ellas, nadie hace bien la labor educativa; o que, tras la ruptura matrimonial, el resentimiento y el fracaso afectivo lo irradian en la prole generando sentimientos de rechazo, cuando no de manipulación contra los padres. Y haberlas, también las hay.
No podemos olvidar que una separación matrimonial es eso: una separación matrimonial. Los padres se divorcian, pero no existe -no puede existir- el divorcio de los hijos.
Buscan padres. Sí; los números de la ONCE y tantos hijos que crecen sin la riqueza de una paternidad implicada, generosa y providente. Siempre he estado convencido que muchas crisis matrimoniales se pueden superar y convertir en experiencia de madurez. Pero cuando pienso en los hijos, la superación de la crisis no sólo es una posibilidad; siento que es una urgente necesidad.
Se buscan padres de los quilates del de Nazaret.

RECTOR DEL SEMINARIO DIOCESANO DE TENERIFE

21 de marzo de 2014

SER GUARDIA CIVIL EN MELILLA























María del Pino Fuentes de Armas
Es que aquí no pasa nada, oiga. En España se habla y se insulta y no pasa nada. El tema de Melilla es un ejemplo, una ciudad española situada en el noroeste de África, rodeada por Marruecos y por el Mar Mediterráneo, donde los inmigrantes sin papeles condensan todas sus esperanzas de llegar a Europa tras un camino de meses o años desde el África subsahariana tratando de cruzar a Europa, saltando una barrera física, una valla cuyo propósito es dificultar la inmigración ilegal y el contrabando comercial. Muchos llevan meses vagando por el continente africano, viviendo en la miseria mientras se preparan para el gran salto. Están desesperados, llevan días escondidos en un lugar infame, el monte Gurugú en Marruecos, analizando cómo sortear a la Policía fronteriza marroquí, por dónde traspasar la verja y sin miedo a los golpes o a la lucha cuerpo a cuerpo que tendrán que librar contra las policías. Van dispuestos a todo, el mismo miedo y el anhelo de un mundo mejor -el hambre-, les hace fuertes y temerarios, por lo que luchan con todas sus fuerzas por alcanzar su objetivo, el lograr entrar en territorio español. Pero resulta que hay fronteras, leyes internacionales, tratados, etc., que reglan el tránsito de las personas y que son de obligado cumplimiento.
Creo que coincidirán en apuntar que la inmigración clandestina no se frena con fronteras, -la existencia de mafias organizadas y las cifras de los "sin papeles" así lo confirman-, y que urge contribuir al desarrollo de África. Pero esta certeza no exime a la Guardia Civil de cumplir con su trabajo cotidiano de vigilar y defender nuestras fronteras. La Benemérita no es -ni debe ser- un simple comité de bienvenida, sobre todo cuando se trabaja bajo la presión de no saber en cuál de los turnos laborales les está esperando una piedra, una navaja, o una avalancha de personas jóvenes -fuertes en algunos casos-, que en su desesperación se arrojan ciegos a luchar por su objetivo. En mitad del barullo del asalto el agente tiene que salvaguardar la frontera pero también su integridad, y para ello usa la porra y la pistola de balas de goma como medidas disuasorias. Por eso no es de justicia que cada vez que se produce un asalto masivo, media España clame por la ortodoxia humanitaria acusándoles de emplear la fuerza, tachándoles incluso de totalitarios y racistas, de "ese residuo franquista", a la vez que exigen que actúen de forma eficaz pero no violenta, que apuesten por el diálogo entre civilizaciones y toda esa parafernalia. En resumen, que esas voces creen que trabajar en la verja de Melilla es el mejor de los destinos para un agente de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.
Comparto criterio en cuanto a que toda violencia es antidemocrática, pero a muchos de los que claman por los derechos humanos, hablan de represión policial, solicitan comparecencias, investigaciones y cabezas para ser guillotinadas, a muchos, reitero, me gustaría verles una semana destinados en ese paraíso, pues, "valla" aparte, Melilla es una ciudad con gran encanto, una torre de Babel en la que se mezclan lenguas y dialectos, olores y sabores. Allí la Guardia Civil está comprometida en la defensa del perímetro fronterizo -tarea en la que colabora la Policía marroquí que usa medidas coercitivas más violentas y contundentes-, pero aún así son muchos los indocumentados que logran entrar y que vagan desolados, heridos y desorientados por sus calles. La solución al problema no la tiene un modesto agente, este cumple con su obligación en horas de servicio poniendo en riesgo su vida y haciendo, la mayoría de las veces, una labor humanitaria que no se reconoce. Tampoco está en el envío de policías antidisturbios para reforzar la seguridad, ni en esa demagogia barata de aquellos que acusan de violentos a los que el Estado ordena y faculta para defender sus fronteras.
"EL DÍA" S/C. DE TENERIFE 17.03.14

20 de marzo de 2014

UN CAFÉ CON DÑA. SILVIA ALIQUE, DE: NO MÁS SILENCIO ( I )


Francisco-M. González*
Es Máster en Orientación Familiar  por la Universidad de Salamanca, y Especialista Síndrome  Post-aborto. Además de pertenecer a "No más silencio España", es voluntaria de COF 2000 -centro de orientación familiar- de Tenerife.   Nos encontramos en la terraza donde habíamos quedado.  Me resultó muy joven, con una sonrisa encantadora, unos ojos grandes, brillantes,  acostumbrados a "escuchar" y una voz cálida y acogedora. Enseguida,  ambos coincidíamos en que "Todo lo que se haga en estos momentos por la familia era poco". Y, sin más preámbulos, mientras nos servían el café, comenzamos con nuestra charla.
- ¿Qué es la Asociación "No Más Silencio" y cuáles son sus objetivos?
Somos un grupo de mujeres que hemos conocido de cerca la realidad del aborto y queremos alertar a la sociedad de los riesgos que entraña. Nuestro objetivo fundamental es informar a la sociedad sobre las consecuencias negativas del aborto para la mujer, el hombre y las familias, y ofrecer a quienes sufren por ello la posibilidad de recibir ayuda especializada y confidencial. "No Más Silencio España" está ligada a la organización internacional “Silent No More Awareness”, pionera en divulgación del Síndrome Post-aborto, y es su Coordinadora regional para España.
- ¿Qué opinión le merece el actual proyecto de ley, que en la actualidad se está debatiendo en el Congreso de los Diputados?
Pienso que, como la anterior ley de 1985, es una “ley colador” que abre la puerta a todo tipo de abusos y fraudes como pasaba antes, donde la mayoría de los abortos ocurrían en el supuesto de peligro para la salud psíquica de la madre.
Además supuestamente protege al no nacido, pero no a todos por igual, porque por ejemplo ¿los bebés concebidos por violación son menos dignos de proteger? ¿Son de un nivel inferior? Si de verdad se defiende al no nacido esto es un absurdo. En este supuesto que además está comprobado que tiene una probabilidad bajísima de suceder  y que sería algo terrible, ¿por qué no se le da más atención, más ayuda y más apoyo a la mujer? ¿por qué solo se le ofrece el aborto? Encima de que ha pasado por un trauma horrible, le hacemos pasar por otro igual o peor. Y luego se la deja sola.  Otra cosa es que las menores siguen sin verse protegidas de las presiones para abortar, esto es muy grave puesto que ellas son precisamente las más vulnerables a las coacciones.
Lo único “positivo”  es que en teoría el aborto dejaría de ser un derecho de la mujer; que incluye la que, a mi juicio, es la mejor solución: el acogimiento y la adopción. Pero también esto sería insuficiente porque se necesitaría una reforma paralela de la ley de la adopción y además debería “promocionarse” activamente a la sociedad ya que últimamente se ha desprestigiado mucho por errores del pasado, por el egoísmo imperante y por las recientes campañas anti-adopción (niños robados etc.). La realidad es que no hay niños no deseados, todos son deseados por alguien y existen muchísimas parejas que quieren tener hijos y no pueden.
Por otro lado también se incluye la información sobre el síndrome post aborto, pero tendremos que esperar a ver cómo se hace. Esto es importantísimo porque en el aborto la mujer no conoce la realidad ni el “precio” de lo que se le está vendiendo como inocuo y gratuito, y que realmente tiene un precio muy alto, tan alto que a veces le destruye la vida. Si las mujeres conocieran el precio real del aborto jamás lo comprarían.
- Personalmente me cuesta entenderlo, pero, según su experiencia ¿qué motivos o circunstancias puede llevar a una mujer a tomar la decisión de abortar?
Existen muchos motivos que llevan a una mujer a abortar, normalmente se hace por presiones sociales, familiares o económicas: porque su marido, pareja o compañero no quiere el bebé, porque puede interferir en su trabajo o carrera,  porque no tiene trabajo ni ayuda y no puede mantenerlo,  porque ya tiene el número de hijos “deseado”, por una probable enfermedad del feto etc. Desgraciadamente hoy en día cualquier motivo parece “válido” para abortar. De hecho desde 2010 se convirtió en un derecho, así que de alguna manera más bien tendría que formularse la pregunta de diferente manera “¿qué tienes que tener para poder ser madre?”. Es triste pero es así.  Si las mujeres se quedan embarazadas con menos de 25 años son demasiado jóvenes, están estudiando, o comenzando su carrera profesional, puede que sean dependientes de sus padres, etc. Si son mayores de 35 son ya algo mayores y si se quedan sin trabajo, es difícil que consigan otro, y con más motivo con la crisis que estamos sufriendo, también a partir de esa edad hay más probabilidad de que el bebé venga con algún problema. Entre los 25 y 35 que parece que es la edad “ideal”  puede ser que la mujer esté sola, que no tenga una capacidad económica suficiente, o si la tiene prefiere hacer otras cosas, viajar, disfrutar, vivir la vida, y no quieren sacrificarse por tener un hijo.
Actualmente parece que solo puedes ser madre si cumples estrictamente una serie de requisitos.  En realidad , las mujeres abortan por egoísmo, no propio, sino de toda la sociedad, y por la falta de valores. Eso sí, más tarde además de tener muchísimas probabilidades de sufrir el síndrome post aborto y en el caso de que no puedan tener hijos, se vuelven locas por hacerse la FIV o tratamientos alternativos, gastándose muchísimo dinero y  sacrificando su salud entre otras cosas. Pero eso a todo el mundo le parece estupendo.  Los hijos ya no se consideran un "don",  un regalo, se han convertido en un capricho. Yo quiero tantos hijos en este momento concreto. Fuera de ahí no vale.
(Continuará la próxima semana)
*ORIENTADOR FAMILIAR

19 de marzo de 2014

CON MOTIVO DEL "DÍA DEL PADRE"






















Francisco-M. González
Casualmente, o providencialmente, según se mire, justo en estas fechas tan cercanas al Día del Padre llegó a mis oídos esta anécdota preciosa a través de un sacerdote de parroquia. Nos contaba que en uno de los pueblos en los que estuvo había un feligrés de fe de entierros y poco más. Que, sin demasiada piedad, sí que era cierto que la muerte le infundía ese respeto, no para acudir a misa de difuntos, pero sí para acompañar a los seres queridos hasta su sepultura, que con la falta de respeto por los grandes valores, este homenaje al definitivo adiós de esta vida no es poco.
El sacerdote, movido “por casualidad” o por el Espíritu Santo, según se mire, un día se acercó en tiempo de Navidad a este buen hombre y le animó a visitar la iglesia (entrar esta vez) y, al menos, “darle un beso al Niño Jesús”. Con esto el párroco vio cumplidos sus barruntos en el alma y siguió su camino. Esta pequeña semilla germinó en el alma, sorprendentemente predispuesta del hombre, ya mayor.
Llegó el Día de Navidad y allí estaba el anciano para dar un beso al Niño Jesús. Todas las navidades acudió… Para dar un beso al Niño Jesús. Pasó la Navidad, y el hombre siguió cumpliendo con su cita con Jesús, movida la fe por el Niño. Quizá me haya salido demasiado piadoso este artículo y probablemente sea por la figura de San José, tan callada y tan repleta de ejemplos. Al fin y al cabo, los padres hemos de predicar precisamente con el ejemplo más que con los discursos.
Hoy en día, tal vez promovido por un cierto grupo del Feminismo decimonónico, en el que la mujer reivindicaba sus derechos desde el punto de vista del hombre y no desde el punto de vista de la mujer, -y que hoy colea-, quiere dejar al hombre ninguneado, porque piensan que ellas pueden hacer de todo, hasta tener hijos prescindiendo del varón. Es verdad, desde el punto de vista biológico, ¿pero desde el punto de vista emocional, afectivo y cognitivo?, habrá cosa más bonita que ver a un padre coger en brazos a su hijo/a pequeño/a, abrazarlo, cambiarle el pañal, darle el biberón, salir de paseo, etc..., ese niño/a jamás tendrá problemas de autoestima, autoafirmación o identidad. No nos engañemos, el padre es esencial en la vida de una criatura.
A estas mujeres, me gustaría aportarles unas palabras, y es que sin personalizar, sí es verdad que a los hombres, a muchos, nos gusta ser parte de vuestras vidas. Trabajar por y para ustedes, dejarnos sorprender por vuestro espíritu independiente y de lucha, exasperarnos por vuestras contradicciones, enamorarnos, con los años,  de vuestras bellas arrugas (de esto ya hemos hablado)… Incluso cuando desgraciadamente el amor se nos escapa, o no sabemos conservarlo, no se nos va ese compromiso natural, que desde luego también sentimos y hemos de cumplir los padres, para con nuestros hijos.
Quizá seamos más desastres a la hora de saber todas las citas con el médico y el tutor del colegio, no sepamos conjuntarles y menos peinarles… Pero estamos dispuestos a mejorar nuestras vidas para marcar en nuestros hijos un modelo de vida que les sirva como faro de guía… Lucharemos por hacerlo incluso sin las mujeres, pero la verdad es que la familia sin ustedes es tan triste “como una boda por lo civil”, que diría Sabina… Sobre todo porque en mi época, las bodas civiles carecían de romanticismo y francamente me alegro de que esto haya mejorado puesto que una unión entre hombre y mujer para toda la vida y abiertos a la vida, aunque no sea religiosa, si es un vínculo profundo y natural, merece una celebración digna. Aunque como católico y como me enseñaron mis padres, prefiero la  belleza y la gracia del Sacramento del Matrimonio
En fin, para estas cosas, en casa del herrero cuchara de palo, soy hombre de pocas palabras. Pero bueno, siguiendo con la historia inicial. El buen hombre murió a los pocos años, y lo hizo en paz con Dios, porque desde aquel beso al Niño Jesús, vivió ligado a la figura modélica de San José. Su padre y su madre inculcaron en la niñez de este anciano valores importantes. Una mano amiga, la figura del Niño y el Padre por excelencia hicieron el resto.
Cuando los cimientos están asentados, la casa no caerá, así tenemos que armar las vidas de nuestros hijos, dejarles volar en libertad, y confiar en la Paternidad por excelencia para que nos los cuide siempre. Visto así, qué casualidad, me doy cuenta de que ser padre no es ningún cuento.
*ORIENTADOR FAMILIAR

18 de marzo de 2014

FELICIDAD EUDAIMÓNICA






















José Juan Rivero
Cada semana nos planteamos en esta columna de opinión de DIARIO DE AVISOS diferentes claves que potencien nuestro bienestar, mostrándote alternativas y herramientas que te ayuden a potenciar un modelo de vida basado en la consecución de una felicidad sostenible. Hoy hablaremos de dos formas de afrontar la vida, de concebir el bienestar, puesto que influirán en la valoración que hagamos de nuestra vida en cada momento. El primer estilo de vida que nos plantearemos responde a la pregunta “¿qué tomaré del mundo para ser feliz?”. Efectivamente estamos hablando de un modelo de bienestar hedónico, asemejando la felicidad a cualquier consecución de placer o ganancia inmediata, con lo que me aportará una visión del mundo dividida en dos mitades, aquellas situaciones que me aportan valor y aquellas que le restan, es decir, lo bueno y lo malo. En la actualidad la gran mayoría de los modelos educativos, sociales, profesionales y aunque parezca mentira familiares están amparados en esta inmediatez ganancial que nos dirige irremediablemente a un bienestar que no depende en exclusiva de nosotros, acudiendo en muchas ocasiones hacia un modelo de felicidad que se sustenta en la buena o la mala suerte que nos brinda la vida. Sin duda esa vida placentera parece apetecible pero tiene sus desventajas ya que implica vivir en una montaña rusa de vivencias, llegados a este punto, cabría preguntarnos: ¿qué puedo mejorar yo en mi vida que me ayude a conseguir un bienestar más estable? Nos referimos concretamente a la felicidad eudaimónica. Desde esta visión, la felicidad se cimenta y fortalece desde el desarrollo y crecimiento personal que aporta sentido a nuestra vida en función de que nos sentimos parte de algo mayor, un modelo basado en valores o en la puesta en marcha de nuestras dimensiones morales que dotan de sentido cada acción que realizamos. Entendiendo que mi búsqueda no debe ir dirigida hacia la obtención de una valor final de mi felicidad, sino que debo entenderla como parte de mi propio recorrido vital, dotándome de las herramientas que me ayuden a gestionar adecuadamente aquellas situaciones que pudieran ocasionarme displacer, tristeza e incluso sufrimiento. Por ello debemos tener cuidado con aquellos vendedores de la felicidad exprés, que plantean que la felicidad se apoya únicamente en la inmediatez del Sé Feliz… y en el fondo existe una carencia personal, de sentido, de vivencialidad. Ello implica iniciar un viaje, sin destino final, solo viaja e implícate.
*PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA POSITIVA
DIARIO DE AVISOS (S/C. DE TENERIFE) 14, 2014

17 de marzo de 2014

EL DÍA DEL PADRE






















Fernando M. Lemus Pérez
El 19 de marzo es un día que toca reflexionar tanto a hijos como a padres. A los hijos que ya vamos coleccionando años, en este día podemos dedicarnos a desempolvar recuerdos de aquellos momentos  de la niñez donde buscábamos, en la figura de nuestro padre, la solución a nuestras dudas, miedos e inseguridades, y con el paso de los años, el ejemplo que debíamos seguir.
Toca reflexionar a todos, a los que tuvieron padre, a los que no lo conocieron, así como a los que aun teniéndolo, no daban la talla para serlo (padre).
El hombre precisa de un modelo a seguir, un brazo fuerte que lo sostenga, un consejo que alivie, ese punto de referencia vital para el crecimiento y desarrollo de la persona, y si por cualquier causa física o circunstancial la figura paterna se presentara distorsionada o simplemente no existiera, el niño o la niña crece sintiendo que le falta algo, a instancias de una madre ejemplar.
A los padres también nos toca reflexionar, debemos afinar la conducta y pensar que nuestros actos y palabras están siendo examinados por la aguda, y a la vez frágil, percepción de nuestros hijos.
Pensar que algunas cosas que decimos o hacemos quedarán grabadas en la memoria de los hijos, y que el día de mañana serán desempolvadas en forma de recuerdos, que según lo dicho o hecho podrán convertir esos recuerdos en huella honorable de una vida de entrega y constancia, de la cual el hijo no siente más que admiración y respeto por su padre, o en caso contrario unos recuerdos en forma de resignación que transforma, el día del padre, en un compromiso o trámite rutinario, que si por cuestión de azar coincide en miércoles con partido de “champions”, lo eleva a coñazo.
¡Buen lunes y feliz semana!

Santa Cruz de Tenerife a 16 de marzo de 2014

16 de marzo de 2014

Más allá de la SGAE, el tío Sam























Carmen I. Montoro*
Seis meses de estreno, una obra didáctica paralela a la educación clásica, ilusión y perspectivas económicas. Todo se ha visto en juego para la compañía tinerfeña Timaginas Teatro con la cancelación de Golfus de Roma, que se iba a celebrar el 22 de marzo. El motivo, hechos los trámites habituales con la Sociedad General de Autores en España, la para muchos temida SGAE, quedaba un escollo que resultó insalvable. Los derechos de autor de esta obra cinematográfica pertenecen a la obra teatral que inspiró la del celuloide: 'A funny thing happnened on the way to the forum', y son de Estados Unidos. Y tío Sam, encarnado en un propietario con decisiones inamovibles, dijo no, y no de muy buenas maneras. La consecuencia, más de trescientas entradas en el aire, material de atrezzo invertido, vestuario, y la frustrada visita de 1.000 escolares al estreno inexistente. Lo más duro ha sido ver todo el trabajo profesional de personas que se han esforzado más allá de los mínimos. Un esfuerzo truncado por su ánimo de hacer las cosas bien. Para María, fundadora junto a Armando del sueño de Timaginas Teatro, es algo más: “La pena de no poder darle todo al público”. Una obra inspirada en la cinta de cine que a su vez estuvo inspirada en una idea teatral. Esta representación tenía música original, y giros modernos para llegar al público joven canario… De copia, como ven, nada. Así que curiosamente el pataleo en España por la SGAE ha quedado ensombrecido por un propietario feroz americano, dispuesto a emprender las acciones legales pertinentes. De creador este señor tendrá muy poco, y de adueñarse del talento ajeno para sacar tajada muy mucho. Es el sino del artista.

Esto ni mucho menos es el final de la historia y les adelanto que no termina en tragedia sino en la comedia que pretendía ser. Los Pelópidas, inspirada en el mismo periodo histórico y en clave de humor, la sustituirá.  La fecha de estreno será el próximo 25 de abril, y las entradas adquiridas para Golfus de Roma se pueden canjear si así lo desean por Los Pelópidas en el mismo lugar donde se adquirió, en el teatro Leal, o bien en la sede de Timaginas teatro. Pueden ampliar detalles en timaginasteatro@gmail.com, así como a través del número de teléfono 600 90 21 24. Y así, la función continúa con quien la hace posible, las personas con corazón y talento.
*Escritora joven (aunque no le guste que se sepa)

15 de marzo de 2014

EL ESPÍRITU PARAOLÍMPICO



















Juan Pedro Rivero González

La pasada semana se inauguró en Sochi (Rusia) la Paraolimpiada 2014 de deportes de invierno. Un espectáculo extraordinariamente bien preparado en el que fueron desfilando los deportistas que representarán a su países respectivos ante las delegaciones allí presentes, presididas todas por Vladímir Putin. Muchas sillas de ruedas, abanderados con dificultades para andar, pebeteros sostenidos por el único brazo de la portadora… La discapacidad en chándal, representando orgullosamente a cada uno de sus países.
El espíritu olímpico caracterizado por la capacidad para superar las dificultades y alcanzar marcas nuevas más allá de la discapacidad, la solidaridad y el reconocimiento que la diferencia no es estorbo porque el espíritu humano es portador de puentes y lazos más allá de sus propias fronteras… Sinceramente, creo que fue un verdadero espectáculo de grandeza humana.

Sin embargo me sorprendió mi propio pensamiento en el mismo lugar y en el mismo instante en el que veía la retrasmisión de aquella apertura oficial de los juegos de invierno paraolímpicos. Pensaba en los acalorados debates recientes en torno a la discapacidad y malformación de seres humanos que aún no han nacido y los cuestionamientos de hasta qué punto se les debe o puede proteger como sujetos de algún derecho que haya de ser protegido o, al menos, tutelado.

Así somos los seres humanos. Incoherentes en la práctica, porque tendemos a infectar las razones con los virus de la ideología. Por un lado aplaudimos el espíritu paraolímpico y, a la vez, por otro, planteamos medidas eugenésicas que inviten a la sociedad y la familia, con el andamiaje de los derechos de decisión, la carga de una malformación congénita.

Ojalá haya mucho paraolimpismo siempre: madres y padres paraolímpicos, servicios sanitarios paraolómpicos, legislaciones paraolímpicas y, sobre todo, una sociedad coherentemente paraolímpica. Sí a las paraolimpiadas de Sochi y del mundo entero.

Rector del Seminario Diocesano de Tenerife