OTOÑO

Este blog contiene temas de Orientación Familiar, (educación y familia) Antropología filosófica, Religión y poesía. Todo ello con sentido común y, con frecuencia, con sentido de humor.



25 de julio de 2017

HOMENAJE A “LA CABALLERÍA ESPAÑOLA”















Francisco García Campa*
 “Caballero español, centauro legendario, jinete valeroso y temerario” así describe el Himno de la Caballería a los soldados que sirvieron a España a lomos de sus monturas.
Durante el medievo la caballería era el arma de los nobles y aristócratas, los únicos que podían permitirse el lujo de servir a sus reyes a caballo. En cumplimiento de sus deberes feudales los aristócratas debían acudir al llamado de su monarca con un número determinado de hombres de armas equipados con lanzas, caballería pesada para cargar contra las filas de infantería enemiga, y también jinetes auxiliares que tendrían funciones de caballería ligera...

Banda de Ordenanzas de Carlos V
Durante el Siglo XV y principios del XVI la aparición de los estados modernos y la generalización de las armas de fuego llevó consigo el fin de las levas feudales y el declive de la caballería como protagonista de los campos de batalla. Según la mayoría de los autores, las Campañas Italianas del Gran Capitán son el ejemplo fundamental del nuevo protagonismo de la infantería que gracias a la combinación de picas y arcabuces vence a la poderosa caballería pesada francesa. Durante los gloriosos años de los tercios españoles el papel de la caballería fue esencial al proteger los flancos de los Tercios, como se demostró en la derrota de Rocroi en 1643. En la época de esplendor de los ejércitos españoles la caballería estaba dividida en tres grupos principales: lanzas, corazas y los arcabuceros a caballo o dragones.

Durante el siglo XVII la caballería estaba organizada mediante compañías que solo se unían en unidades superiores en el campo de batalla por motivos económicos, ya que el coste de mantenimiento de grandes unidades era muy alto. En Francia durante el reinado de Luis XIII y XIV se fue introduciendo el sistema regimental también en las unidades a caballo mientras que el escuadrón sería la unidad táctica básica. Esta organización llegaría a España con el primer monarca español de la Dinastía Borbónica, Felipe V, que introduciría estas nuevas unidades durante la Guerra de Sucesión. En el óleo que aquí se expone, Antonio Navarro refleja la carga del Regimiento de la Reina en la Batalla de Almansa donde la superioridad de la caballería borbónica, francesa y española, tuvo un papel esencial.

Batalla de Almansa de Antonio Navarro Menchón
Hasta finales del siglo XIX la caballería seguiría desempeñando su doble papel en los campos de batalla: La carga frontal o las misiones de reconocimiento y hostigamiento. Pero una nueva arma, la ametralladora pondría fin a las épicas cargas a caballo que hizo peligrar el futuro de esta arma que tuvo que adaptarse a los tiempos y a los cambios tecnológicos. La respuesta fue la mecanización y la utilización de los vehículos blindados en sustitución de los equinos como medio de transporte para realizar sus eternas misiones de infiltración entre las líneas enemigas donde la velocidad es esencial. Al igual que hace siglos la moderna caballería tiene la capacidad de realizar ataques en profundidad lejos de sus propias líneas por lo que además de los carros de combate, Leopard 2A4, son esenciales los BMR y Pizarros para el transporte de la tropa de apoyo durante las infiltraciones.

“LA CABALLERÍA ESPAÑOLA”

No hay comentarios:

Publicar un comentario