VERANO

Este blog contiene temas de Orientación Familiar, (educación y familia) Antropología filosófica, Religión y poesía. Todo ello con sentido común y, con frecuencia, con sentido de humor.



23 de julio de 2017

LOS NIETOS Y EL VERANO-F.M. GONZÁLEZ















Francisco-M. González*
La relación de los abuelos con sus nietos, como es sabido, ya no es como era; está en función de diversas variables, entre otras: la relación de los padres con los abuelos, la relación entre los mismos padres, la edad de los abuelos, o que los nietos son mayores, y quieren hacer su vida.
Tal vez el caso más lamentable, nada raro en la actualidad, cuando los abuelos tienen que ejercer de padres de sus nietos; esto daría para otro tema.
Sin embargo y a mi modo de ver, siempre se puede hablar y llegar a un acuerdo, que va a beneficiar a todos. Porque lo que no me cabe la menor duda es que los nietos son un “tesoro” para sus abuelos y en verano, lo normal es que  los podemos tener más tiempo con nosotros; puesto que durante el curso tienen que ir al colegio o a la universidad, y dedicar tiempo a esa “gustosa” tarea de estudiar. Además,  la mayoría viven en otra isla,  ciudad o país.
Nosotros en ese sentido, como otras muchas familias que conozco, somos unos privilegiados. Este año en lo que va de verano, como de costumbre y como no tienen problemas con las notas, la primera que llegó fue Marta al día siguiente de coger las vacaciones,  aunque para ella no hace falta que sea verano, cualquier época del año es buena para escaparse a Tenerife a ayudar a su abuela. ¡Y vaya si le ayuda! Aunque, también  se da buenos paseos para ver  “escaparates” con ella. Como Marta se tuvo que ir a una convivencia de estudios La Gomera,-que volverá a Bajamar-  al día siguiente la sustituyó su hermano  Pablo (13) que le hace ilusión venir a la casa de la abuela en calidad de “nieto único”, porque a la semana le llegó su primo José (10);  se pasa el día en el agua montados en una “tabla” y, después  le resuelven a la abuela aquellos problemas que requieran fuerza.
Las pequeñas, que están todo el año en Tenerife, Elena y Verónica, se fueron con sus abuelos de  Pamplona, que una vez que terminan los “encierros” las llevan para “Caparroso” un pueblo encantador, donde pueden jugar y divertirse lo  que quieran, bajo la atenta mirada del abuelo Ramón.
Como era de esperar, (excepto Marta en la Gomera, Ana en su Galicia del alma, bañándose en la “cálidas” aguas de San Vicente do Mar, y José padre, en el extranjero) nadie faltó el pasado domingo a su “onomástica”. La celebramos  en Bajamar, nos divertimos todo lo que quisimos y según Joselito –que es el que más sabe de teatro- lo pasamos de “película”.
Nos encanta esa pasión de nuestros nietos por la “casa de la abuela”, - el abuelo parece ser que no tiene parte en esta propiedad-; y, en la casa de la abuela Mamen,  no se hace precisamente vida de “hotel”,  ni tampoco es “La casa de la Troya”; a mí me encanta, porque estando ellos, un servidor, entre otras, no tengo que recoger la mesa…Termino dando gracias a Dios y a nuestros hijos,  por esa exigente y comprensiva educación que le van dando los suyos; que no les van saliendo mal de todo.  Y por ese entrañable amor y admiración que les inculcan por sus abuelos.
PADRE Y ABUELO EN EJERCICIO
BAJAMAR 18 DE JULIO DE 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario