VERANO

Este blog contiene temas de Orientación Familiar, (educación y familia) Antropología filosófica, Religión y poesía. Todo ello con sentido común y, con frecuencia, con sentido de humor.



16 de agosto de 2017

"ELLA SÍ QUE SUPO!"- JUAN C. ALAMEDA

















Juan Carlos Alameda Vega*
Vaya que sí supo aquella mujer, sencilla pero grande; humilde pero llena de virtudes. Sólo dijo sí con libertad. Su nombre es María y es la madre de Jesús, el Hijo de Dios, hoy celebramos su Asunción.
 La Asunción es que te llevan, lo que le pasó a la Virgen, la Ascensión es que vas por ti mismo, Jesús asciende por sí mismo al cielo.
 Más allá del dogma, es decir de lo que creemos los cristianos, hoy damos gracias por el gran ejemplo de Santa María.
 La solemnidad de la Asunción de la Virgen al cielo es el gozo de todo el género humano, se cumple en Ella la promesa de Jesús. Vivir siempre con Él.
 Cuenta una venerable tradición que, los apóstoles dispersos por el mundo, predicando el Evangelio sintieron una necesidad imperiosa de regresar a Jerusalén. Al llegar fueron al monte Sión, a la casa de Sta. María y San Juan.
 Para la Virgen era justo el momento del "término del curso terreno de su vida" (Pío XII). Y allí, a sus pies estaban todos los apóstoles para acompañarla.
 Estar a los pies de María, aprender de Ella.
 Estos días he leído algún que otro artículo al respecto, variopintos la verdad.
 No quiero hacer juicio de valor porque entraría en la misma dinámica y como que no creo sea lo mejor. Les encomiendo a la Virgen para que les de la luz desde su amor de Madre.
 Si uno lee el libro del Apocalipsis en la lectura de hoy, y contemplas aquella "mujer vestida de sol...", etc., etc., la verdad que a algunos le queda una sensación de extrañeza.
 Al ver así a María, elevada al cielo les invito a ir más allá de la iconografía que podamos haber contemplado en nuestra vida al respecto.

A-l ser elegida por Dios

 descubre el camino seguro.

S-olícita para hacer el bien, es

 su ejemplo continuo.

 U-na y otra vez acompaña a su

 Hijo y a los discípulos.

 N-unca se niega a ponderar las

 cosas en su corazón para

 buscar la voluntad de Dios.

 C-ontempla la Palabra de Dios.

 I-nicia día a día el camino de la

 discípula del Señor.

 O-bedece hasta en lo más

 pequeño.

 N-ecesita y confirma con su

 presencia a la comunidad

 naciente de los cristianos y

 hoy también.

Ella sí que supo porque:

  •   Quiso decir sí a Dios, y lo
  •  hizo.
  •   Quiso optar por la felicidad, y
  • vivió.
             Quiso aprender de su Hijo, y
         disfrutó con ello.
  •    Quiso estar al lado de Jesús,
  • y estuvo hasta el final.
             Quiso fortalecer a los
          discípulos, y se mantuvo fiel.
  •    Quiso amar de verdad, y 
  •  vaya que sí, lo consiguió.
 A Ella nos encomendamos y la vemos en su Asunción, hermosa, llevada de la mano de su Hijo para enseñarnos que "a Jesús siempre se va y se vuelve por María". (Cfr. Camino 495)

*PARROCO DE S.  BARTOLOME APOSTOL


No hay comentarios:

Publicar un comentario